31 ene. 2012

Un consejo para que se sientan bien:

Quizás no quieran leer todo esto, son tan sólo consejos de alguien que ya ha pasado por todo eso y verdaderamente logré salir, pasé de ser la persona más miserable del mundo a ser muy feliz. Y si estás leyendo esto y no eres feliz, o si crees ser feliz pero te desanimas y decaes muy fácilmente y te pones mal muchas veces por cosas que están fuera de tu control, y lloras, te pido que leas esto porque realmente te va a hacer sentir mejor y te va a enseñar cómo actuar cuando algo te destruye.


Cuando me hice esto lo primero que quería hacer era poder ser capaz de demostrar lo que siento y lo que pienso, creo que es divertido y a pesar del hecho de que no tienen idea quién soy y probablemente no me conocerán jamás en persona, saben como soy... Pero a decir verdad hoy no publiqué nada bueno, ni siquiera pelotudeces. ¿Por qué?

Creo que no me han pasado cosas buenas en estos últimos instantes, sí y no. Las cosas "buenas" que me han pasado no son más que cosas malas que por bien vienen... Hay algunas veces que por mucho que se quiera, uno sabe cuándo está mal o cuándo esta bien, cuándo se puede y cuándo no y dejar guiar al corazón en esos momentos es lo incorrecto si es a costa de alguien más. No se justifica herir a alguien que te importa sólo para sentirte bien, por mucho que se disfrute al comienzo ya se sabe el final que tendrá y enserio, ¿Sabe bien? Por algo pasan las cosas, y si no pasan por algo pues boluda vos que te tocó pasar por eso, pero creo que no pasaría en realidad si no fueras lo suficientemente fuerte para manejarlo de la forma correcta y quizás por esa razón, eso te pasó a vos y no a otra persona, quiero pensar que es todo para un bien mayor. ¿Cuál será? Quién sabe, sólo me queda esperar.

¿Pero por qué no estoy triste? Al fin y al cabo otro se lleva lo que yo quería y yo probablemente jamás seré capaz de probarlo... La última vez que caí, comprendí como levantarme y desde entonces aprendí a mantenerme de pie. Puedo tambalear, tropezar y perder el equilibrio millones de veces y millones de veces me va a pasar, pero ya se cómo mantenerme de pie. ¿Cómo lo hago? Con una sonrisa, que fácil es. Ahora deben pensar que soy otra de esas que citan clichés y eso, pero la verdad, mi optimismo es lo que me mantiene de pie. Como les conté antes, necesité un cambio para pararme de nuevo pero ahora sé quién soy, a quiénes tengo y qué es lo que estoy buscando. Y aunque muchas veces no todo sale como quiero, sólo pienso que ya se va a dar. Eso no quiere decir que deje de actuar, me siente y espere a que llegue todo hasta mi. Es todo lo contrario, es disfrutar lo que tengo e ir a por más, buscar cosas nuevas, aprender a vivirlas. Realmente puedo asegurar que aquellos que no han cometido errores no saben cómo vivir, y jamás aprenderán cómo hacer las cosas bien. ¡Me la he mandado tanto que ya aprendí por las malas como tienen que ser las buenas! Y ahora sé que por malo que sea lo que me pase, que por débil que me sienta en el momento, de una forma u otra soy y seré lo suficientemente fuerte para manejarlo porque de otra forma no me habría ocurrido. Todo es parte de una enseñanza y te prepara para más. El mundo real, allá afuera, puede ser realmente duro y hasta ahora somos muy jóvenes para comprenderlo. ¿Cuál es el motivo de herirnos a nosotros mismos, preocupándonos y sufriendo por cosas que están totalmente fuera de nuestro control? Cosas que nos hacen, que nos pasan, que simplemente pasan a los demás... ¡Es dejar ir al pasado, dejar ir todo lo malo, aferrarse a las enseñanzas que te han dejado! Recordar todo eso y dejarlo ir, perdonar todo lo que te pasó y seguir con tu vida, ¡Con una sonrisa! Porque siempre, todo será mejor.

Sea cuál sea la edad que tengas, todos esos años que la vida te ha dado son recuerdos, enseñanzas, buenos y malos momentos ¡Y hay que estar orgullosos de ambos! Sí, las elecciones que tomas hacen quién eres, pero no dejes que te cambien ni que guíen tu camino. Esos años jamás serán reemplazados, nada los cambiará y no desaparecerán. Y pronto, a pesar de lo que diga la gente y cuán cliché suene esto: viniste sin nada a este mundo, y sin nada te irás... ¿Nada? A mi me parece que millones y millones de recuerdos y personas que no olvidarás, buenos momentos lo valen todo. Sonríe por ellos y también por todos esos malos momentos porque con ellos aprenderás a ser quién eres, a ser fuerte para manejar cualquier tempestad que atente a dejarte caer, y a llegar a dónde siempre soñaste. No hay nada más bello y significativo que perseguir un sueño en la vida, porque así siempre todo lo que hagas tendrá sentido.

Hay que pensar en que las cosas que hagas también afectan a personas que te aman y que amas, y que no todo se trata de ti, que no todo gira alrededor tuyo pero que también lo hace. Mantener ambas cosas al margen y equilibradas y todo eso se hace dejando ir los pequeños detalles que te ponen mal, sacar una sonrisa y decir ya habrá una próxima vez.

La vida es corta, sólo la vivimos una vez, así que vive, ama y entrega todo lo que eres. Deja las preocupaciones de lado y se feliz, aprende a equilibrarte a ti misma, porque todo pero todo siempre va a estar mejor aunque sientas que el mundo decae en tus hombros. Hablo por experiencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario