2 feb. 2012

¡La vida se hizo para disfrutarrrrrrrr!

De todo lo que me preocupé ayer...
¡Hoy está todo bien!

Anoche cuando me acosté cerré los ojos y juré olvidar...
Todo lo que me preocupó durante el día se fue con mis sueños mientras dormía...
¡Y hoy está todo bien!

Ese es mi método para no sufrir.
Nunca pensé que esas palabras me ayudarían tanto y ahora en cada noche es siempre lo mismo:
Recordar y dejarlo ir, perdonar y seguir adelante.
Pienso en lo que me hizo sufrir y me propongo dejarlo ir.
Perdono a lo que me hizo mal y me propongo seguir adelante...

¡Porque cada día es un mundo nuevo y más feliz!
Y ya nada me importa...

No hay comentarios:

Publicar un comentario